El Palacio Barolo fue construído por
el arquitecto italiano Mario Palanti para Luis Barolo, un poderoso empresario textil. Inaugurado en 1923, fue el edificio más alto de la ciudad hasta la construcción del Kavanagh en 1935. Desde su creación hasta la fecha es un edificio de oficinas. Posee
un faro de 300.000 bujías en la cúpula.

Palanti era un estudioso del Dante Alighieri
y por ello el edificio está lleno de referencias
a la Divina Comedia. La planta del edificio está construída en base a la sección áurea